silla y escalera

25 de enero de 2005

Encerrado

Pues nada, esta vez iba en serio. El anunciado frente polar ha llegado y me tengo que quedar encerrado en casa unos cuantos días.

Ayer volvía del trabajo cuando empezó a nevar fuerte. La silla se portó mucho mejor de lo que esperaba y no patinó ni cuesta abajo ni cuesta arriba (y tengo unas cuantas rampas y cuestas para volver a casa). Sin embargo, yo llegué como un muñeco de nieve; sólo me faltaba la zanahoria y el sombrero.

Vamos, algo así:



No hay comentarios: