silla y escalera

1 de febrero de 2005

¡A la calle!

Ayer terminó mi encierro obligado por la nieve y el hielo que rodeaba mi casa.

Ha sido un poco decepcionante ver cómo en una semana nadie (ni vecinos ni trabajadores del Ayuntamiento) han quitado más nieve que la que cubría el coche de cada uno y lo justo para hacer un pasillo estrecho que llegue desde el portal a las escaleras que comunican mi calle con la calle de abajo.

Y, para colmo, todos estos días hemos estado casi sin poder dormir, a causa de los golpes que la gente que entraba al portal daba en el suelo (o en la pared que da a nuestra habitación) para limpiar su calzado del hielo.

Problemas de vivir en un piso bajo...

No hay comentarios: