silla y escalera

10 de abril de 2005

Enhorabuena a MUFACE

No todo van a ser quejas y desacuerdos. Cuando las cosas se hacen bien, hay que decirlo; también es una razón para el asombro, aunque sólo sea por las pocas veces que esto ocurre.

Esta vez vaya mi felicitación a MUFACE. Concretamente, por el modo en que gestionan las prestaciones complementarias. El pasado 29 de marzo entregué dos solicitudes para que me reintegraran los gastos por la compra de una silla de ruedas manual para usar en mi casa y de las baterías que tuve que cambiar en la silla de ruedas eléctrica, dos solicitudes a las que Osakidetza-Servicio Vasco de Salud puso en su día objeciones surrealistas.

A los dos días
tenía el ingreso en mi cuenta, unos mil quinientos euros.

Debo confesar que me siento un privilegiado. Hasta ahora he tenido que lidiar con la maquinaria burocrática de Osakidetza y su inteligente Dirección de Farmacia. El hecho de trabajar como funcionario (para algo tenía que servir, no todo iban a ser inconvenientes) me permite optar por tener asistencia sanitaria a través de la Seguridad Social (de Osakidetza en el País Vasco) o a través de una entidad privada concertada con MUFACE. Vistos los últimos "éxitos" habidos con Osakidetza, este año optamos por cambiar a una entidad privada. Y, en esta situación, las prestaciones ortoprotésicas son gestionadas directamente por MUFACE. Por el momento, puedo decir que hemos acertado.

Por cierto, otra de las ventajas del método de gestión de las prestaciones complementarias (ortoprotésicas, dentarias, oculares...) por parte de MUFACE es que hay un plazo de cinco años para realizar la solicitud de reintegro desde que se hace el gasto. Alucinante. Ojalá lo copiaran en otros ámbitos donde todo son prisas y plazos rácanos para formalizar las solicitudes; a ver si así alguien entra fuera de plazo y un dinerillo que se ahorran...

Un "pero": las oficinas de MUFACE en Vitoria-Gasteiz no son accesibles, aunque te envían por correo todos los documentos que necesites o bajan a la calle a atenderte, si es necesario.

No hay comentarios: