silla y escalera

26 de diciembre de 2005

Ley de Dependencia española: bien, pero claramente mejorable

Leo en Discapnet la siguiente noticia:

UNA NUEVA PRESTACION PARA LA DISCAPACIDAD ENTRARA EN VIGOR EN FRANCIA EL PROXIMO 1 DE ENERO

SERVIMEDIA

MADRID, 26-DIC-2005

La nueva Prestación para la Compensación de la Discapacidad (PCH, según sus siglas en francés) entrará en vigor el próximo 1 de enero en Francia, según ha anunciado el ministro responsable en materia de discapacidad, Philippe Bas.

Esta pensión tiene por objetivo ayudar a este colectivo a financiar los gastos extraordinarios que les ocasiona su minusvalía, desde servicios de asistencia en el domicilio a ayudas técnicas. Podrán solicitarla todas aquellos discapacitados menores de 65 años, en función de sus necesidades individuales e independientemente de sus recursos.

Así, la PCH prevé ayudas para la asistencia a domicilio de hasta 551 euros mensuales para las personas ciegas, y de hasta 24.000 euros para los que precisen una silla de ruedas, que hasta ahora sólo podían solicitar un máximo de 5.200 euros.

La PCH sustituye a la actual pensión para la compensación de los gastos generados por la asistencia de una tercera persona, cuyo montante depende del nivel de ingresos y de la que actualmente se benefician unos 88.000 discapacitados. Estos podrán optar por seguir cobrándola, o solicitar la PCH.

Para financiar la nueva prestación, el Ejecutivo galo ha asignado un presupuesto extraordinario de 500 millones de euros, recaudados mediante la polémica supresión de una jornada festiva, que se sumarán a los 580 millones de euros anuales que se consagraban a las ayudas por asistencia de una tercera persona.

Asimismo, Bass ha anunciado que la nueva Ley de Discapacidad entrará plenamente en vigor a partir del 1 enero del año que viene, a pesar del retraso en la publicación de los decretos para su aplicación.
Me gustaría resaltar las siguientes palabras de la noticia, que, si son ciertas, marcan una clara diferencia entre la nueva ley francesa y el anteproyecto de Ley de Dependencia español: "Podrán solicitarla todas [sic] aquellos discapacitados menores de 65 años, en función de sus necesidades individuales e independientemente de sus recursos".

Si esto significa que en Francia van a desaparecer los baremos económicos y que la ayuda para financiar los gastos extraordinarios derivados de la discapacidad va a llegar a todas las personas con discapacidad, me parece un gran salto cualitativo (y cuantitativo, claro).

Ya era hora de que alguien se diera cuenta de que, igual que no pagamos la consulta a los médicos de la Seguridad Social en función de nuestros ingresos (y no quiero dar ideas...), los gastos extraordinarios que debe afrontar una persona con discapacidad (que en ocasiones son de muchos miles de euros) tampoco dependen de los ingresos de esa persona, sino únicamente del tipo de discapacidad que tenga.

No hay comentarios: