silla y escalera

6 de febrero de 2006

¡Lo que denuncian algunos!

El centro de fisioterapia FISUN, en Vitoria-Gasteiz, atiende entre sus pacientes a muchas personas con discapacidad física y problemas de movilidad. La calle en la que está situado el centro es una calle peatonal, que tiene la calzada a unos cien metros de distancia.

Pues bien, una vecina del bloque donde se ubica FISUN les ha denunciado al Ayuntamiento porque, en los días de lluvia, los vehículos que transportan a personas en silla de ruedas entran en la zona peatonal para bajar las sillas lo más cerca posible de la puerta del centro y esas personas no se mojen en el trayecto. Estos vehículos no permanecen estacionados en la zona peatonal, pero esos pocos minutos le han bastado a esta "ejemplar" vecina para cursar la denuncia.

¿Gran delito, verdad? Es que hay gente que tiene una vida bastante vacía...

Ni qué decir tiene que la persona que acudió al centro FISUN a dar cuenta de la denuncia parecía sentir más vergüenza que otra cosa, pero era su obligación avisar.

3 comentarios:

Vailima dijo...

Vida vacía... y sin vergüenza ni decencia. Desgraciadamente, como esta tipa hay muchos y muchas. De todas formas creo que es más cuestión de mala leche.

sigmar dijo...

Me he quedado de piedra, el mundo está loco.

Solo le deseo a esa persona que nunca necesite una silla de ruedas.

Ricardo Gómez dijo...

Totalmente de acuerdo con los dos. Intentaré seguir de cerca el tema y ya os contaré en qué queda.