silla y escalera

28 de mayo de 2006

Aparcar sin problemas (de conciencia)

Cerca de mi portal hay una plaza de aparcamiento reservada a personas con discapacidad física. La solicité yo cuando me mudé al piso que ahora tengo y la he utilizado, casi sin problemas, hasta hace un año. Es cuando vendí mi coche y, desde entonces, la plaza casi siempre está vacía. Hay que decir que en mi calle no hay comercios ni bares, por lo que prácticamente sólo aparcan los vecinos, las visitas y los gremios que hacen alguna obra en algún piso.

Sin embargo, desde hace unas semanas, un coche aparece y desaparece de la plaza reservada. Hace poco, vimos que, cuando ocupa la plaza reservada, deja en el salpicadero una nota con este texto:

Estoy en el piso XX, mi número de teléfono es 6XX XXX XXX.
Curioso, ¿verdad? Hemos visto que es una mujer, aunque como somos más de cuarenta vivendas, no sabemos seguro si vive en nuestro portal o realiza algún trabajo más o menos fijo en algún piso (limpieza, cuidadora, etc.).

Me imagino que espera que, si alguien necesita esa plaza y tiene derecho a utilizarla, saldrá fácilmente de su vehículo, verá su número de teléfono y se apresurará a llamarla para que retire el vehículo (mientras se agolpan los coches en mi calle de único carril y retruenan los bocinazos...).

De todos modos, dudo que esta mujer deje una nota parecida cuando aparca (si se atreve a hacerlo) en una zona de carga y descarga, en la parada de autobuses o taxis, en un vado, etc. Y eso que, en cualquiera de esos casos, también puede aparecer alguien con derecho a usar ese espacio y llamarle por teléfono para que venga a retirar el vehículo (y podrá salir del vehículo con más facilidad que una persona con discapacidad, eso seguro).

El caso es que no sé qué hacer. Yo no utilizo la plaza de aparcamiento y, como he dicho, mi calle no es que sea el centro neurálgico de la ciudad. No tengo ganas de hablar con ella, que ya es mayorcita para saber lo que hace y pueden surgir malos rollos. Por otro lado, si aviso directamente a la policía municipal, ella tendrá más que sospechas de que he sido yo ("el chico que va en silla de ruedas"), y tampoco es plan ponerse a malas con el vecindario.

Pero existe un último problema: en mi acera no hay ningún rebaje, paso de peatones, vado, etc. en más de doscientos metros desde mi portal. Así que, cuando tengo que entrar en un taxi, éste debe subir a la acera para que yo pueda acceder a la rampa (al ser una calle de carril único, tampoco puede ponerse en perpendicular a la acera: fila de coches, bocinazos, gritos...). Al tener la plaza reservada desocupada, los taxis pueden subir a la acera por ahí. Pero si alguna vez tengo que llamar a un taxi y la mujer de la nota ocupa la plaza, entonces sí que no habrá "concesiones": llamada a los munipas y grúa al canto.

2 comentarios:

Carmen dijo...

Creo que deberías llamarla y contarle el problema de lo que está haciendo. Cuando la gente se ve denunciada se siente peor. Es triste que algunas personas tengan tan poca sensibilidad.
Carmen Sánchez Carazo
http://www.ociocritico.com/oc/blogs/salud/

Moran dijo...

Entiendo lo que dices. Yo en tu situación tampoco llamaría a los munipas; y contarle cara a cara el problema, como dice Carmen, sería algo violento; pero si necesitas pedir un taxi y ves que ese coche está ahí... llama sin reparo alguno, eso sí, 30 minutos antes de pedir el taxi. ;)

No sabía q en Gasteiz tuvieramos gente con tanto morro: "Oye, si molesto me llamas a este número". No te jode la tía...