silla y escalera

14 de junio de 2006

Unos discapacitados franceses diseñan sus propias viviendas

A veces hay gente que sí que piensa, como puede leerse en esta noticia de Discapnet:

UN GRUPO DE FRANCESES CON DISCAPACIDAD DISEÑAN SUS PROPIAS VIVIENDAS ACCESIBLES

SERVIMEDIA

MADRID, 14-JUN-2006

Un grupo de franceses con discapacidad que vivían en una residencia de la localidad gala de Laval en el departamento de Mayenne, al noroeste del país, han diseñado sus propias viviendas accesibles para vivir de forma independiente, según informa el portal de Internet "Handica.com".

Para ello han colaborado con el arquitecto que ha proyectado los planos de siete chalés adaptados para usuarios de sillas de ruedas, que cuentan con equipamiento domótico que permite a sus propietarios abrir y cerrar las puertas mediante mandos a distancia o dispositivos de voz.

Uno de estos chalés ofrecerá servicios comunes y funcionará como comedor para estos residentes.

El proyecto ha sido posible gracias al apoyo de la Association des Paralysés de France y el departamento de vivienda social de Mayenne, y en él también ha colaborado el fisioterapeuta de la residencia en la que vivían los promotores de la iniciativa.

Creo que esta idea podría aplicarse también a las viviendas de protección oficial y de precio tasado accesibles. En muchas ocasiones, la persona discapacitada que entra a vivir en ese piso tiene que hacer adaptaciones que, si se hubieran pensado y previsto en el proyecto inicial, no habrían supuesto un gran incremento del precio (como cambio de tabiques, por ejemplo). Sin embargo, esa misma obra, una vez terminada la vivienda, supone un gran desembolso para esa persona discapacitada.

Madrazo, ¡piensa!
(y, a ser posible, sin esperar a que lleguen las próximas elecciones)

2 comentarios:

Vailima dijo...

La cuestión no es tan fácil, Ricardo. En una promoción de viviendas VPO (hablo como promotor)el sorteo no se realizó hasta bien avanzada la construcción y la fecha no la pone el promotor sino el Gobierno Vasco. Una vez así, el promotor no tiene la obligación de adaptar la vivienda al tipo de discapacidad del adquirente, sino terminar la obra tal cual se aprobó en su día en el proyecto de ejecución.
Considero, que habría que tener más organización y prever ciertos aspectos como el de la fecha de sorteo, pero créeme, es muy difícil -una vez comenzada la obra- volver atrás. Difícil y caro.
un saludo, amigo.

Ricardo Gómez dijo...

Tienes razón, Vailima. En esos casos es difícil y caro.

Lo que pasa es que el caso que yo conozco, y está claro que no es el único, es el de Vitoria-Gasteiz, donde los sorteos se suelen realizar bastante antes incluso de que comiencen las obras, tanto en las promovidas por el Gobierno Vasco como en las del Ayuntamiento.

Y, pasando a temas más personales, a mí se me denegó poder realizar un pequeño cambio (suprimir un tabique nada más) en una vivienda de una cooperativa que me habían propuesto. La razón era que, sin ese tabique, la vivienda pasaba a tener dos habitaciones y la vivienda tenía más de 75 metros cuadrados, el máximo entonces permitido para viviendas adaptadas de dos habitaciones.

Curiosamente, esto sucedió el 16 de julio de 2004, y el 4 de agosto de ese mismo año modificaron la normativa para permitir viviendas adaptadas con dos habitaciones con hasta un máximo de 90 metros cuadrados.

Esa diferencia de tres semanas, más el retraso en la publicación de la orden, que no se llevó a cabo hasta mediados de octubre, provocó que perdieramos la oportunidad de acceder a una vivienda bien adaptada.

Al poco tiempo, nos sacaron de las listas de Etxebide por superar el máximo de ingresos permitidos.

En conclusión: que la actitud totalmente cerril de la arquitecta de la Delegación de Vivienda, que leía la "letra" de la normativa, más que su "espíritu" nos jodió la vida cosa fina y en eso andamos todavía. Curiosamente, el abogado de Etxebide, que se supone que es el que entiende de leyes, fue mucho más comprensivo y estaba dispuesto a comprender que la ley se hizo para adaptar la vivienda a la persona con discapacidad, no la persona con discapacidad a la vivienda.

El resto de la historia está aquí y en otros mensajes del blog.