silla y escalera

23 de septiembre de 2006

Universidad, discapacidad y accesibilidad

Leo en Discapnet la siguiente noticia (copio y no enlazo, porque las noticias desaparecen según van actualizándose):

EDUCACIÓN. EL CERMI PROPONDRÁ EL LUNES MEJORAS EN LA LOU PARA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

SERVIMEDIA

MADRID, 23-SEP-2006

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) planteará el próximo lunes a la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, la mejora de los aspectos de discapacidad del Proyecto de Ley de modificación de la Ley Orgánica de Universidades (LOU), ahora en trámite en el Congreso de los Diputados.

Aunque este proyecto recoge ya parte de las demandas formuladas por el CERMI durante la fase de elaboración de la iniciativa, esta plataforma propone reforzar la dimensión de la discapacidad, para garantizar la plena inclusión de estos estudiantes en el ámbito educativo universitario.

Según informó hoy el citado comité, en concreto, el CERMI propone que el texto incluya la obligación de las universidades de garantizar la igualdad de oportunidades de los estudiantes y demás miembros de la comunidad universitaria con discapacidad, previendo cualquier forma de discriminación en el acceso, ingreso, permanencia y ejercicio de los derechos académicos, o de cualquier clase.

Asimismo, las universidades deberán establecer medidas de acción positiva tendentes a asegurar la participación "plena y efectiva" de los estudiantes con discapacidad en el ámbito universitario.

Igualmente, "los edificios, instalaciones, entornos y dependencias de las universidades, incluidos los espacios virtuales, así como los servicios y procedimientos y el suministro de información, deberán ser accesibles para todas las personas, de forma que no se impida a ningún miembro de la comunidad universitaria el ejercicio de su derecho a ingresar, desplazarse, comunicarse, obtener información, en condiciones reales y efectivas de igualdad", subraya el comité.

El CERMI propone también que los discapacitados tengan acceso a la exención total de tasas y precios públicos en los estudios conducentes a la obtención de un título universitario.

Finalmente, el comité representativo de las personas con discapacidad plantea que las universidades elaboren los planes que den cumplimiento a lo dispuesto en la LOU, en el plazo de un año desde su entrada en vigor, y "previa consulta de las organizaciones representativas de los respectivos sectores sociales concernidos".

El comité de representantes de personas con discapacidad recordó, por último, que estas mismas peticiones se han trasladado también a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados.
Espero que estas propuestas del CERMI traigan mejoras para la accesibilidad y el resto de condiciones en las que las personas con discapacidad estudian o trabajan en la universidad.

En la facultad donde trabajo, tanto las condiciones de accesibilidad como la preocupación por la situación de alumnos y trabajadores con discapacidad son bastante buenas, y han mejorado mucho en los últimos años, gracias en gran parte a la labor que desarrolló Maite González en el campus.

Sin embargo, hay varios aspectos que pueden mejorarse.

Por ejemplo, la entrada principal a la facultad. Son dos puertas pesadas de hoja doble que sólo se abren hacia afuera. Para poder entrar en la facultad, tengo que esperar a que alguna persona que entra o sale en ese momento me sujete las puertas o, si no, llamar a un timbre y esperar a que algún bedel lo oiga y este libre para poder abrirme las puertas. Esa no debería ser una preocupación para los bedeles, a los que agradezco su ayuda; pero unas puertas en condiciones nos harían perder menos el tiempo a todos.



Lo ideal sería colocar una puerta de apertura automática que permitiera la entrada y salida cómoda a todas las personas, utilicen o no silla de ruedas o muletas, lleven cajas en las manos, manejen un carro, etc. Sin embargo, cuando se ha propuesto esta solución, la respuesta del Servicio de Arquitectura y Obras del campus fue que esas puertas se estropean. ¡¡Toma criterio!! Por esa regla de tres, la universidad no podría comprar ordenadores, ni instalar calefacción en sus centros, ni poner ascensores, ni máquinas fotocopiadoras, etc., que también se estropean, y bastante a menudo.

Otras puertas de difícil acceso son las que se encuentran a la entrada de cada ala de la Biblioteca del Campus. Se trata de un edificio de comienzos del siglo XX que fue restaurado hace cuatro años. Entre otras "grandes ideas" del arquitecto encargado de la restauración, estuvo el colocar dos pesadas puertas para entrar a cada ala de la Biblioteca. Son puertas dobles, pero que tienen una de las hojas siempre cerrada, lo que hace que el hueco sea demasiado estrecho para que pase una silla de ruedas con facilidad. Gracias a mi excelente puntería ;-), consigo pasar mi silla de ruedas por la puerta... las pocas veces que esta triste situación no me quita las ganas de acercarme a la Biblioteca.

En conclusión, en este caso también hay que contar con la ayuda de otra persona para poder entrar; y, si en ese momento nadie está entrando o saliendo, hay que hacer que la persona que está en el mostrador de atención al público deje su puesto (a veces, con largas colas de espera) para que abra la puerta. Nuevamente, una puerta de apertura automática, o que se abriera fácilmente empujándola en los dos sentidos, sería la solución.

No hay comentarios: