silla y escalera

6 de mayo de 2007

Discapacidad en el campus universitario alavés

El diario El Correo publica hoy, en su edición alavesa, un reportaje sobre los alumnos con discapacidad que estudian en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU):


El reportaje se centra principalmente en los casos de tres alumnos: Héctor, con una distrofia muscular de Duchenne, que estudia cuarto curso de Historia; Kizkitza, que ya terminó sus estudios de Psicología y a la que una meningitis infantil le hizo perder la capacidad auditiva, y Andoni, estudiante de segundo curso de Farmacia que también tiene problemas auditivos, aunque mucho menores.

Según los datos del reportaje, en este curso escolar hay 40 alumnos con alguna discapacidad estudiando en el campus alavés, a los que presta ayuda el Servicio de Atención a Personas con Discapacidad de la UPV/EHU (que debería llamarse, más bien, "Servicio de Atención al Alumnado con Discapacidad").

Del reportaje no me ha gustado especialmente la siguiente afirmación: "El campus alavés es un ejemplo de arquitectura sin barreras".

Es cierto que la situación es, en general, muy buena y que se han efectuado mejoras en los últimos años. Pero todavía queda bastante por hacer, y un buen ejemplo es, precisamente, el que menciona el propio reportaje: "Las rampas facilitan el acceso, aunque las puertas son un poco pesadas para abrirlas".

Ya hablé en otro post de este blog sobre esos problemas de accesibilidad en el campus alavés, así que no voy a repetirlos aquí.

También he echado en falta en el reportaje una mención a Maite González, la persona que tanto y tan buen trabajo hizo en el campus alavés hasta el 2005 ayudando a las personas con discapacidad y luchando por la mejora de las condiciones de accesibilidad. Mucho de lo que se ha conseguido se lo debemos a su labor incansable, no hay que olvidarlo.

Entradas relacionadas:

No hay comentarios: