silla y escalera

29 de agosto de 2007

Los bordillos de Vitoria

Hace unos días, mientras elogiaba lo bien hechos que me parecían los rebajes de bordillo de Barcelona, señalaba como contraste las chapuzas que se están haciendo últimamente en Vitoria-Gasteiz.

Tal vez a más de una persona que haya leído mi opinión sobre los rebajes de Vitoria le haya podido parecer exagerada. Por supuesto, no me refiero a todos los rebajes de bordillo de Vitoria. La diferencia que encuentro con Barcelona es que allí la excepción (sólo ví una) es un rebaje mal hecho, mientras que en Vitoria, y hablo de rebajes hechos en los últimos dos años, las excepciones se están multiplicando peligrosamente.

Para muestra, un par de botones. No son los únicos, ni mucho menos, pero sí de mis "favoritos" (haciendo click sobre las fotos, pueden verse más grandes).

1. Confluencia de la calle Fueros con la calle General Álava. La calle Fueros se ha peatonalizado recientemente (dos veces, por cierto, ya que la primera vez las baldosas se negaron a pegarse al suelo; otra enfermedad cada vez más extendida por Vitoria):



Este cruce es un homenaje al parcheo, además de un calvario para todas las personas miopes y despistadas de Vitoria.



Me imagino que el arquitecto o quien sea que haya diseñado esta obra estará orgullosísimo de ella, no es para menos una vez visto este bordillo tan útil, por ejemplo:



Si se puede hacer algo chapuceramente, ¿por qué hacerlo bien por el mismo precio?

2. Confluencia de la calle San Antonio con la calle General Álava. Curiosamente, este paso de peatones estaba más o menos bien rebajado hace unos meses; pero debe de haber gente que se aburre mucho, así que lo han cambiado y éste es el resultado:





¿Son rebajes o son parches chapuceros? La consecuencia es que cuando paso por esa calle, me merece la pena dar un poco de vuelta y cruzar por otro lado, con tal de no jugarme la silla de ruedas en el intento.

27 de agosto de 2007

Las cosas de palacio van despacio: los pisos de Esmaltaciones-Pemco

Si alguno de nosotros se retrasa "sólo" un par de añitos en un trámite con la Administración, seguro que tampoco pasa nada, ¿verdad?:

La descontaminación del suelo retrasará hasta 2010 la entrega de las viviendas. El Ayuntamiento actualizará la lista con los inscritos para el sorteo municipal
Espero que no sigan retrasando y retrasando la construcción de esas viviendas, o van a batir algún record.

contrucción_de_las_pirámides

Por cierto, además de actualizar la lista de inscritos para el sorteo, ¿por qué no aprovechan para actualizar también las Bases para la adjudicación de las viviendas (PDF)?

Vuelvo a repetir lo que escribí sobre este tema hace unos meses:

En estas bases se decía que, en el caso de las personas con movilidad reducida permanente y que tienen vivienda en propiedad que no cumple las normas de accesibilidad (esto es, mi caso), dicha vivienda deberá ser ofertada al Ayuntamiento, que la valorará como máximo al precio máximo de las VPO.

O sea, que tú me compras a precio tasado (1.798,82 euros/m2 construido) y yo te compro a precio de VPO (1.350,56 euros/m2 útil). Qué buen negocio hace el Ayuntamiento, ¿no?

Si el Ayuntamiento vende las viviendas a precio tasado, debería valorar las viviendas que se le ofertan también a precio tasado, no a precio de VPO.

Entradas relacionadas:

25 de agosto de 2007

Crónica de Barcelona (II): callejeando

Durante la semana que hemos pasado en Barcelona, hemos podido pasear por sus calles con mucha facilidad, por lo que a accesibilidad se refiere. Fuera de este tema, al que volveré más abajo, las calles de Barcelona (las de las zonas por donde más nos hemos movido, al menos), me han causado una impresión que podría resumirse en dos sensaciones:

  1. Mucha gente
  2. Mal olor
Era agosto, claro, y, desde las 11 de la mañana hasta bien entrada la noche, el Barrio Gótico, Las Ramblas, el Paseo de Gracia, etc. estaban abarrotados de gente. Por las calles anchas ha sido más o menos fácil (no siempre) moverse con la silla de ruedas eléctrica, pero por las estrechas calles del Barrio Gótico había veces que parecía más una fila de espera que una calle.

Mercat_de_la_Boquería

En cuanto a los malos olores, la Via Laietana olía prácticamente todo el día a alcantarilla. Y el Barrio Gótico a orines, como corresponde a todo casco antiguo que se precie.

Pero hablemos de accesibilidad. Me he quedado gratamente sorprendido de lo bien hechos que están los rebajes en las calles barcelonesas. En toda la semana, solamente nos hemos topado con un rebaje que no estaba al nivel de la calzada, lo que contrasta bastante con las chapuzas de rebajes de bordillos que se han hecho y se siguen haciendo en Vitoria.

paso_de_peatones_en_Barcelona
[fotografía de marcbel]

Los pasos de peatones tampoco cuentan con esas molestas baldosas con "pezones" (o baldosas LEGO, como las llamamos nosotros) que están colocando últimamente en Vitoria y que destrozan los pies de cualquiera. Ya sé que son para facilitar la orientación a personas con deficiencias visuales, pero me parece que no son necesario unos "pezones" tan altos (los de Bilbao, por ejemplo, son mucho más soportables).

Si hay que poner alguna pega, diría que algunos rebajes de Barcelona tenían un desnivel excesivo para usuarios de silla de ruedas manual.

En cuanto al acceso a tiendas, bares, restaurantes, etc., hay de todo: desde franquicias grandes y bastante modernas con escalones de espanto hasta establecimientos del casco antiguo con entrada a pie de calle. En general, tuvimos pocos problemas para acceder a los sitios a los que teníamos pensado ir (excepto alguno que estaba cerrado por vacaciones, claro) y a algunos otros que nos encontramos callejeando. En la foto de abajo aparece la cafetería donde solíamos ir a desayunar. Como puede verse, una entrada a ras de suelo y muy amplia (¡y los desayunos muy buenos!).



Sobre la accesibilidad en algunos sitios que hemos visitado (Catedral, Aquarium, Zoológico, Casa Milà, etc.) hablaré en los siguientes mensajes.

Entrada relacionada:

21 de agosto de 2007

Más críticas al nuevo sistema de RENFE

La Guía de servicios ferroviarios para personas con movilidad reducida de ADIF-RENFE, que lleva en funcionamiento desde el 16 de julio, no para de suscitar críticas (yo ya expresé algunas de las mías en otra entrada). Hé aquí un par de buenos ejemplos:

Entradas relacionadas:

19 de agosto de 2007

Las cosas de palacio van despacio: Etxebide (II)

Ayer hizo cuatro meses que entregamos la documentación para inscribirnos nuevamente en las listas de Etxebide (Servicio Vasco de Vivienda) y poder optar así a los sorteos de viviendas de precio tasado (no al resto, al menos por ahora).

Pues bien, todavía no sabemos si estamos inscritos o no. Al consultar la opción "Sigue tu expediente en Etxebide", la respuesta sigue siendo la misma:

"Estado de su solicitud: La documentación aportada esta siendo examinada"
¡Cuatro meses para examinar cuatro papeles! ¡Ni que fueran los presupuestos generales del estado!

16 de agosto de 2007

Crónica de Barcelona (I): el viaje de ida

Mi novia y yo hemos pasado una semana de vacaciones en Barcelona. En esta entrada y en las siguientes trataré de contar los aspectos relacionados con la accesibilidad (y tal vez algún otro) que crea que pueden ser interesantes para otras personas con movilidad reducida que piensen en viajar a la capital catalana.

Empezaré por el viaje en tren desde Vitoria a Barcelona. En una entrada anterior, ya mencioné las peripecias para sacar los billetes y solicitar la ayuda para poder subir y bajar de los trenes.

En cuanto al precio de los billetes, los trenes en los que viajamos tenían plaza para silla de ruedas sólo en clase preferente. Yo saqué la tarjeta dorada, y así pagué sólo la tarifa reducida de la clase turista. Y ahora, con el nuevo sistema de RENFE para personas con movilidad reducida, al acompañante le cobran también la misma tarifa que a la PMR.

Las personas que nos ayudaron en la estación de Vitoria fueron muy amables, aunque se les notaba mucho que todavía no tenían mucha experiencia con las rampas. El tren Altaria dispone de una rampa que es más fácil de colocar y de utilizar que las que existen ahora en las estaciones, pero se empeñaron en usar la de la estación, lo que alargó un poco el proceso.



El Altaria cuenta con bastante espacio para colocar la silla de ruedas, y anclajes si es necesario. La única pega que le ví fue que la mesa para comer es la que sale del asiento delantero y es algo baja, para mi silla de ruedas al menos.



El recorrido que hicimos en la ida contaba con un transbordo en Calatayud, ya que el tren que va directo de Vitoria a Barcelona no cuenta con plaza para usuarios de silla de ruedas. Esto hizo que los trayectos fueran mucho más largos que lo necesario. En lugar de tardar siete horas, necesitamos diez horas para la ida y media hora más para la vuelta.

En Calatayud tuvimos que esperar casi cuatro horas para tomar el tren Alvia a Barcelona. Había otro tren que salía media hora después de que llegáramos, pero por eso de los problemas de subir y bajar con las rampas, no nos atrevimos a reservarlo. Total, llegó con retraso y habríamos tenido tiempo de sobra, pero qué se le va a hacer...

La persona que manejaba la rampa en Calatayud también debía de ser principiante, y trajo la rampa con la batería descargada. Hubo que ir a por otra para poder elevar la rampa y subir al Alvia, que tiene tres escalones. ¿A quién se le ha ocurrido construir un tren tan "moderno y funcional" con esa altura, en lugar de hacerlo a pie de andén?

Llegamos a Barcelona y allí no hubo problemas con la rampa (tendrían más experiencia, supongo).

Pedimos un taxi adaptado para ir hasta el hotel, a través de Taxi Amic. Todos los taxis que cogimos en Barcelona fueron muy amplios, su sistema de rampas es muy bueno, y en ninguno tocaba yo con la cabeza en el techo (cosa que, en Vitoria, es lo habitual, salvo unas pocas excepciones). Sin embargo, nos dio la impresion de que cada taxista nos cobraba lo que quería (sólo uno cobró lo que marcaba el taxímetro): que si complemento por equipaje, que si hay un mínimo de 11,50 euros, etc.



Nos extrañó saber que en Barcelona sólo hay 50 taxis adaptados. Una cantidad ridícula para el tamaño de la ciudad.

El hotel en que nos alojamos estaba en una calle peatonal, por lo que costó un poco llegar entre el gentío, pero lo conseguimos.

Continuará...

6 de agosto de 2007

El Foro de Vida Independiente ante la nueva Guía de RENFE

El Foro de Vida Independiante de la Comunidad Valenciana ha publicado un escrito en el que refleja su postura crítica ante la nueva Guía de Servicios Ferroviarios para PMR publicada por RENFE y ADIF:

La postura del Foro de Vida Independiente refleja una actitud de auténtica búsqueda de la igualdad de oportunidades, lejos de los parches con que suelen conformarse (y de los que tanto alardean) las distintas administraciones públicas.

Denuncian aspectos que a mí se me pasan a veces desapercibidos y que, si te pones a pensarlo un rato, enseguida te das cuenta de que son otro modo de discriminación.

Por ejemplo, el uso de plataformas elevadoras en las estaciones de tren, en lugar de que sean los propios vagones los que cuenten con un mecanismo de elevación, al estilo de las rampas de los autobuses urbanos.

O que, para poder contar con esa ayuda para acceder a los trenes, se tenga que utilizar un teléfono de marcación especial, en lugar de un 900 gratuito.

De esto último me dí perfecta cuenta el otro día, cuando llamé al 902 24 05 05 para solicitar la ayuda para nuestro viaje a Barcelona. El servicio es lentísimo, ya que te piden muchos datos del billete (que podrían tener ya, si contaran con un sistema informático en condiciones) y datos personales. Además, repiten todos los datos para cada trayecto (en mi caso eran cuatro, dos de ida y dos de vuelta), con lo que el proceso se hace eterno.

Pero vayamos por partes. Hace unos días llamé al 902 24 05 05 para reservar los billetes y solicitar la ayuda, tal como dicen expresamente en la Guía que hay que hacer. Cuál no fue mi sorpresa cuando la persona que me atendió me indicó que para solicitar la ayuda tenían que conocer el número de billete, por lo que primero tendría que sacar los billetes en la estación.

Al día siguiente me dirigí a la estación de Vitoria y adquirí los billetes para la ida y la vuelta. El proceso allí también fue muy lento, ya que al parecer tienes que comprar el billete para saber si hay plaza (algo que no me cabe en la cabeza). Así que el primer intento falló y hubo que anular los dos primeros billetes de la ida. Tras más de media hora pude conseguir todos los billetes, dejando una cola de gente tras de mí que me daba vergüenza ajena por el funcionamiento de la taquilla.

En la estación me pidieron el nombre y el número de móvil y me dijeron que me llegaría un mensaje SMS confirmando la ayuda. Así que pensé que todo estaba hecho.

Pero como en estos asuntos soy de natural (y por experiencia) desconfiado, llamé nuevamente al 902 24 05 05 para confirmar que contaba con la ayuda. Les avisé que en la estación me habían pedido varios datos y miraron a ver si entonces la ayuda ya estaba solicitada. Efectivamente, no lo estaba; así que hubo que volver a dar todos los datos por partida cuádruple (dos veces para la ida y dos para la vuelta): día, hora, origen, llegada, número de coche, número de asiento, número de billete, nombre y apellidos, número de móvil, número de teléfono fijo. Y así cuatro veces. ¿Para qué demonios quieren los ordenadores si no saben para qué sirven?

Ya he recibido los SMS de confirmación para el viaje de ida. Esperemos que no haya más sorpresas.