silla y escalera

28 de noviembre de 2007

Etxebide no deja de sorprenderme

Pensaba que ya no iba a tener que escribir más sobre mis relaciones con Etxebide, y que sólo restaba esperar a ver cuándo quedábamos por fin fuera de las listas (sin haber llegado a entrar siquiera, después de más de siete meses).

Pues no. Etxebide ha logrado una vez más superar con creces mi capacidad de asombro, que es cada vez menor gracias en gran parte a sus denodados esfuerzos por superarse a sí mismos una y otra vez.

La última vez os conté que, al consultar mi expediente en la web de Etxebide, había aparecido el mensaje "Estado de su solicitud: La documentación aportada esta siendo examinada". Y eso a pesar de que no había aportado la documentación que me pidieron, por razones que ya expliqué.

Entonces dije que admitía apuestas sobre el porqué de ese mensaje, si no habíamos entregado ningún documento, y adelantaba dos posibles razones. No ha sido por ninguna de esas dos razones.

Lo que no me esperaba era recibir la carta de Etxebide que recibimos hace dos días, en la que se nos pide que justifiquemos la propiedad del inmueble por el que hemos deducido en la declaración del IRPF:

Fotocopia del contrato de compra-venta o escritura del inmueble por cuya inversión o rehabilitación ha sido beneficiado de deducción en la declaración de la renta.
El inmueble en cuestión es nuestra vivienda habitual, por supuesto. Una vivienda que, desde el año 2003, a Etxebide le consta (o debería constarle) que es propiedad nuestra y que es una vivienda que no cumple las condiciones de accesibilidad que exige la legislación actual. Y la "inversión o rehabilitación" que hicimos consistió en poner una ducha a cota cero para poder entrar a ducharme con una silla de ruedas.

Lo que cada vez me parece más claro es que están intentando tocarme las narices (o más abajo). Por supuesto, esta vez no pienso gastar ni un minuto de mi tiempo para recordarles que toda la información sobre mi piso actual ya la tienen, o para volver a enviársela. Si no han hecho su trabajo, no voy a ser yo el que lo haga por ellos.

Sólo espero que de una vez por todas nos dejen en paz y no tarden mucho en avisarnos que, tras más de siete meses, han decidido no inscribirnos en las listas.

Y es que, llegados a este punto, no pienso gastar ni un minuto ni siquiera en avisarles de que nos borren, de que ya no nos interesa inscribirnos en Etxebide, que nos han obligado a optar por el mercado libre de vivienda y que en esas estamos.

Si alguien de Etxebide lee esto y se dan por enterados, mucho mejor. Si no, seguiremos recibiendo sus escritos surrealistas y echando unas risas con ellos.


No hay comentarios: