silla y escalera

30 de abril de 2008

Otra nueva obra con problemas de accesibilidad

Esta vez se trata de la recién remozada Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria-Gasteiz.

El concejal de Eusko Alkartasuna Antxon Belakortu ha denunciado que la nueva plaza presenta varias "irregularidades" en materia de accesibilidad, como escalones sin una banda que los diferencie cromáticamente, o bancos sin reposabrazos, entre otras.

Otro ejemplo en el que los asuntos de accesibilidad no se preveen lo suficiente durante el proyecto y la ejecución de la obra, por lo que tienen que solucionarse mediante parches, que suponen un mayor gasto y un retraso.

¿Aprenderán a tiempo para otros proyectos como el Palacio de la Música? No sé por qué, pero me temo que no... (no es pesimismo, es experiencia).

Dejo la noticia completa, aparecida ayer en la edición alavesa de El Correo:

EA denuncia la existencia de "irregularidades" en materia de accesibilidad en la Virgen Blanca

"No podemos seguir haciendo mal las cosas porque luego tendremos que volver a invertir más dinero público para ir salvando esas barreras", denuncia Belakortu

29.04.08 - 18:45 - EUROPA PRESSS | VITORIA

El portavoz de EA, Antxon Belakortu, ha denunciado hoy la existencia de varias "irregularidades" en materia de accesibilidad en la plaza de la Virgen Blanca y advirtió de que el Consistorio "tendrá que volver a gastar dinero para arreglar estos problemas". Estas declaraciones fueron realizadas hoy por Belakortu durante una visita a la plaza de la Virgen Blanca donde recordó que la ley promoción de la accesibilidad y los decretos que la desarrollan no ha sido "interiorizada" por los urbanistas que han elaborado el proyecto de reforma de la plaza.

Para el concejal de EA, este asunto es "muy grave", y recordó que cada año el Consistorio destina una cantidad con el objetivo de "ir salvando tanto las barreras arquitectónicas, como las urbanísticas, y de comunicación". "No podemos seguir haciendo mal las cosas porque luego tendremos que volver a invertir más dinero público para ir salvando esas barreras", denunció.
Belakortu consideró que la obra de reforma de la plaza de la Virgen Blanca se ha convertido en un "ejemplo para que la ciudadanía vea cómo se pueden hacer mal las cosas". En este sentido, destacó varias "irregularidades" como la falta de una diferencia cromática en las escaleras, lo que provoca que la gente no vea las escaleras y se caigan. "El viernes pasado se cayeron seis personas", indicó.

Asimismo, explicó que los tres bancos de la plaza "incumplen la ley de accesibilidad", ya que según la normativa deben estar a una altura de entre 20 y 30 centímetros. Sin embargo, denunció que el banco ubicado junto al monumento a la Batalla de Vitoria , presenta zonas con una altura menor a los 30 centímetros y otras donde alcanza los 50 centímetros.

Reposabrazos

Por otro lado, recordó que la ley recoge la necesidad de que las personas de movilidad reducida dispongan de reposabrazos para poder levantarse,"cosa de la que estos nuevos asientos carecen".

Respecto a las fuentes, Belakortu explicó que una de las recomendaciones de la ley de accesibilidad recoge que las fuentes deben estar alineadas y criticó que "el hecho de que se apaguen y se enciendan provoca que las personas con movilidad reducida o mala visión puedan pasar por allí y que se mojen".

Además, denunció que los pasos de peatones son "poco visibles" y criticó que los bolardos que restringen el paso de vehículos a las calles anexas a la plaza tengan el mismo color. "Deberían estar señalizados con una líneas para distinguirlos".

Por último, el concejal consideró que esta obra es "un ejemplo de cómo no hay que hacer un planeamiento y de cómo después de hacer una obra pública hay que volver a gastar dinero para arreglar estos problemas". Por ello, anunció que pedirá explicaciones a la concejala del Servicio de Vía Pública, Marian Gutiérrez, para conocer "cómo se ha permitido que la obra se haga así y saber cómo va a solucionar esta situación". "Es un espectáculo lamentable el que da el Ayuntamiento con esta obra", concluyó.

29 de abril de 2008

Boicot de 16 taxistas de Murcia a las personas con discapacidad

La razón que aducen es que no han recibido las subvenciones prometidas hace tres años por el Grupo Fundosa, en el que participa la Fundación ONCE, para la adaptación de sus vehículos.

Ante esa situación, dieciseis taxistas de Murcia han decidido no recoger a personas con discapacidad, ni responder a las llamadas de radiotaxi que piden un vehículo para una persona de ese colectivo.

La noticia completa aparece en 20 minutos:


Por supuesto, no se trata de una huelga legal, por lo que pienso que el Ayuntamiento de Murcia debería tomar las medidas oportunas, además de exigir a Fundosa que pague las subvenciones prometidas.

No vale salir con la "solución" de siempre, que es la que ha tomado el Ayuntamiento murciano, ¡cómo no!: pedir a las personas con discapacidad que presenten reclamaciones por escrito cuando un taxista se niegue a recogerlos.

21 de abril de 2008

Asistente personal gratis... pero sólo para este año

En esto consisten sendos programas piloto organizados por la Comunidad de Madrid y por el Ayuntamiento de Barcelona.

Los programas han puesto en evidencia las carencias de la actual Ley de Dependencia y han demostrado que el coste de un asistente personal es menor que el de una plaza de residencia.

Aún así, no está claro que estos programas sigan adelante y se consoliden. ¿Qué más hace falta? Por ahora, el programa sólo funcionará en Barcelona hasta septiembre de 2008 y en Madrid hasta diciembre.

La noticia la he encontrado en el Servicio de Información sobre Discapacidad:

Personas con discapacidad tienen gratis asistencia en Madrid y Barcelona

EFE (20/04/2008)

Personas con altos grados de discapacidad física obtienen gratuitamente los servicios de un asistente durante todas las horas que necesitan, lo que les permite vivir, estudiar y trabajar sin depender de sus allegados gracias a dos proyectos piloto de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Barcelona.

Estas iniciativas, pioneras en España, aumentan las prestaciones de la Ley de Dependencia, algo que ha hecho posible que los 64 participantes de ambos proyectos sean más libres, en palabras de Blanca Díaz, una joven de 24 años atada a una silla de ruedas, que gracias a la Oficina de Vida Independiente de Madrid puede ducharse todos los días, estudiar o ir al médico sin restar horas de trabajo a sus padres y sentirse "un poco más adulta", explicó a Efe.

Los asistentes personales les asean y les visten, pero también les acompañan a la oficina, a su centro de estudios, a una entrevista de trabajo o en sus actividades de ocio: "es maravilloso poder ir a comprar ropa nueva cuando en el armario tienes prendas de cuando tenías 12 años", comentó Díaz.

Usuarios y coordinadores de los proyectos afirman que el coste del proyecto, asumido por la Comunidad, en el caso de Madrid (casi tres millones de euros para dos años y medio) y por el Ayuntamiento y la Generalitat en el de Barcelona (casi trescientos mil euros), es viable, y similar al de pagar una plaza en una residencia, una opción que, afirman, fomenta la Ley de Dependencia.

Esta alternativa les impide tener "una pareja o una familia" y les pondría más difícil participar en la vida de la comunidad, aseguró la coordinadora de la Oficina de Barcelona, Nuria Gómez.

Ella afirma que la Ley de Dependencia garantizaría, como máximo, una subvención de tres horas diarias de asistencia y que penaliza a quien quiere trabajar porque, "si ganas más, a lo mejor no te dan ni tres horas".

Díaz señala que la ley "puede estar muy bien para un anciano, pero no para un chaval que va a la facultad, que se mueve".

El objetivo, para ellas, es universalizar estos proyectos, porque el acceso a la asistencia que permita a las personas con discapacidad llevar una vida normal no es una cuestión de caridad, sino un derecho que el Estado tiene el deber de garantizar, como ya hacen países como Suecia o Noruega, añadió Gómez.

El proyecto de Madrid, que arrancó en julio de 2006, atiende a 55 personas con discapacidad física igual o superior al 75 por ciento, más de un tercio que las previstas inicialmente.

Los usuarios definen el número de horas durante el que necesitan a un asistente personal, que no pueden ser más de 16 diarias, aunque la media de solicitadas es de nueve, y reciben una subvención de 10,26 euros cada hora.

Para acceder a ella, es obligatorio trabajar (como hacen 28 usuarios, siete de los cuales encontraron su primer empleo gracias al proyecto), estudiar o buscar empleo.

Dos usuarias pasaron de "estar recluidas en una residencia a tener puestos de responsabilidad", apuntó Díaz, que insiste en que el proyecto está abierto a todos los interesados.

La oficina de Barcelona, en la que participan nueve personas, tiene reglas de funcionamiento similares, si bien allí los usuarios gestionan el proyecto, no hay límite de horas solicitadas, no admite, de momento, nuevas incorporaciones y no requiere trabajar o estudiar, sólo "llevar una vida activa".

Los participantes, al igual que los usuarios de Madrid, eligen a su asistente, un punto que consideran clave: "así no pueden imponerme criterios como el de cuándo puedo ir al lavabo, ni horarios, como cuando estaba en una residencia, y si me faltan al respeto puedo despedirlos", asegura Gómez, de 33 años.

El asistente personal cobrará en torno a los 835 euros al mes por jornada completa y firmará un contrato regulado, afirma Díaz.

Ambos proyectos tienen fecha de caducidad: septiembre de 2008 en Barcelona y diciembre en Madrid, y sus participantes temen que no se renueven con las condiciones actuales.

Hay que esperar al desarrollo de las negociaciones y cómo se conjuga con la Ley de Dependencia, matiza Gómez, pero todo apunta a que las comunidades no complementarán la asistencia mínima prevista por la ley y a que, en lugar de que la nueva normativa aprenda de estas experiencias, suceda lo contrario.

Díaz protesta: "no se puede comenzar un proyecto piloto para luego dar marcha atrás".

17 de abril de 2008

¿Y qué hacen el resto del año?

La Policía Local controlará los aparcamientos reservados para los minusválidos

17.04.08 -M. ARTAZA

A partir del próximo 21 de abril, y hasta el 11 de mayo, la Policía Local llevará a cabo una campaña de vigilancia y control de los espacios de estacionamiento reservados a personas con movilidad reducida. Esta medida tratará de evitar el «uso fraudulento» de algunas tarjetas de aparcamiento concedidas a esas personas. Estas tarjetas permiten a los minusválidos (o, si no conduce, al conductor que le acompañe) aparcar sin ser multados en zonas restringidas.

El problema, según fuentes de la Policía, es que «con frecuencia» se puede ver «a personas que llevan en su coche dicha tarjeta, sin presentar ningún tipo de problema de movilidad. Tal vez tengan un familiar minusválido, pero ellos no lo son», añaden.

Esta clase de boletos es válida únicamente para discapacitados, minusválidos y gente con problemas de movilidad, pero parece que no son sólo ellos quienes los utilizan. Por ese motivo, a partir del lunes 21 de abril, los vehículos que se hallen indebidamente estacionados en espacios reservados para estas personas podrán ser denunciados e incluso retirados con la grúa municipal.

11 de abril de 2008

Que la fuerza te acompañe

O, si no, aquí tienes este nuevo invento para aumentar la fuerza y facilitar los movimientos de personas con problemas de movilidad, que acaba de presentarse en Japón.



Muy cómodo no parece, pero si funciona... Además, me traerá a la memoria algunos recuerdos de mi infancia:



Lo único que no entiendo es, si se acaba de hacer la presentación del robot HAL, cómo es que existe un vídeo en Youtube colgado hace más de un año:

1 de abril de 2008

Todos los actos públicos serán accesibles en Vitoria

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz aprobó este lunes la propuesta del Grupo Municipal de EAJ-PNV para que todos los actos públicos que se organicen en la ciudad cumplan las normas de accesibilidad.

La iniciativa contó con el apoyo de los grupos municipales de EA y de Ezker Batua/Berdeak, la abstención del PP y el voto en contra del equipo de gobierno del PSOE.

La noticia aparece publicada en la edición alavesa de El Correo:


O sea que:
  1. El Ayuntamiento no cumple la Ley para la Promoción de la Accesibilidad, empezando por la ausencia de programa cuadrianual cuatrienal de accesibilidad que establece el artículo 13 de dicha ley. Pero aquí no pasa nada, como siempre. El Plan Director de Accesibilidad, elaborado en 2004, sigue "guardado en un cajón", mientras el gobierno municipal anterior y el actual se conforman con ir poniendo un parche aquí y otro allá, creyendo que con eso es suficiente.
  2. Al PSOE le parece bien que se organicen actos públicos en locales no accesibles. ¡De lo que uno se entera! Hace falta tener la cara muy dura para votar lo que han votado y quedarse tan anchos.
  3. El PP no sabe o no contesta, ya que la situación actual es una continuación de la que mantuvieron ellos en el anterior gobierno municipal.
Por lo menos, tendremos que agradecer al concejar socialista José Manuel Bully que no acudiera el lunes al pleno, ya que su ausencia facilitó que la medida fuera aprobada por los pelos.