silla y escalera

30 de abril de 2008

Otra nueva obra con problemas de accesibilidad

Esta vez se trata de la recién remozada Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria-Gasteiz.

El concejal de Eusko Alkartasuna Antxon Belakortu ha denunciado que la nueva plaza presenta varias "irregularidades" en materia de accesibilidad, como escalones sin una banda que los diferencie cromáticamente, o bancos sin reposabrazos, entre otras.

Otro ejemplo en el que los asuntos de accesibilidad no se preveen lo suficiente durante el proyecto y la ejecución de la obra, por lo que tienen que solucionarse mediante parches, que suponen un mayor gasto y un retraso.

¿Aprenderán a tiempo para otros proyectos como el Palacio de la Música? No sé por qué, pero me temo que no... (no es pesimismo, es experiencia).

Dejo la noticia completa, aparecida ayer en la edición alavesa de El Correo:

EA denuncia la existencia de "irregularidades" en materia de accesibilidad en la Virgen Blanca

"No podemos seguir haciendo mal las cosas porque luego tendremos que volver a invertir más dinero público para ir salvando esas barreras", denuncia Belakortu

29.04.08 - 18:45 - EUROPA PRESSS | VITORIA

El portavoz de EA, Antxon Belakortu, ha denunciado hoy la existencia de varias "irregularidades" en materia de accesibilidad en la plaza de la Virgen Blanca y advirtió de que el Consistorio "tendrá que volver a gastar dinero para arreglar estos problemas". Estas declaraciones fueron realizadas hoy por Belakortu durante una visita a la plaza de la Virgen Blanca donde recordó que la ley promoción de la accesibilidad y los decretos que la desarrollan no ha sido "interiorizada" por los urbanistas que han elaborado el proyecto de reforma de la plaza.

Para el concejal de EA, este asunto es "muy grave", y recordó que cada año el Consistorio destina una cantidad con el objetivo de "ir salvando tanto las barreras arquitectónicas, como las urbanísticas, y de comunicación". "No podemos seguir haciendo mal las cosas porque luego tendremos que volver a invertir más dinero público para ir salvando esas barreras", denunció.
Belakortu consideró que la obra de reforma de la plaza de la Virgen Blanca se ha convertido en un "ejemplo para que la ciudadanía vea cómo se pueden hacer mal las cosas". En este sentido, destacó varias "irregularidades" como la falta de una diferencia cromática en las escaleras, lo que provoca que la gente no vea las escaleras y se caigan. "El viernes pasado se cayeron seis personas", indicó.

Asimismo, explicó que los tres bancos de la plaza "incumplen la ley de accesibilidad", ya que según la normativa deben estar a una altura de entre 20 y 30 centímetros. Sin embargo, denunció que el banco ubicado junto al monumento a la Batalla de Vitoria , presenta zonas con una altura menor a los 30 centímetros y otras donde alcanza los 50 centímetros.

Reposabrazos

Por otro lado, recordó que la ley recoge la necesidad de que las personas de movilidad reducida dispongan de reposabrazos para poder levantarse,"cosa de la que estos nuevos asientos carecen".

Respecto a las fuentes, Belakortu explicó que una de las recomendaciones de la ley de accesibilidad recoge que las fuentes deben estar alineadas y criticó que "el hecho de que se apaguen y se enciendan provoca que las personas con movilidad reducida o mala visión puedan pasar por allí y que se mojen".

Además, denunció que los pasos de peatones son "poco visibles" y criticó que los bolardos que restringen el paso de vehículos a las calles anexas a la plaza tengan el mismo color. "Deberían estar señalizados con una líneas para distinguirlos".

Por último, el concejal consideró que esta obra es "un ejemplo de cómo no hay que hacer un planeamiento y de cómo después de hacer una obra pública hay que volver a gastar dinero para arreglar estos problemas". Por ello, anunció que pedirá explicaciones a la concejala del Servicio de Vía Pública, Marian Gutiérrez, para conocer "cómo se ha permitido que la obra se haga así y saber cómo va a solucionar esta situación". "Es un espectáculo lamentable el que da el Ayuntamiento con esta obra", concluyó.

No hay comentarios: