silla y escalera

19 de julio de 2008

Servicio de ayuda en aeropuertos para personas con discapacidad

Ahora que estamos en período de vacaciones, me parece interesante traer aquí esta noticia sobre los nuevos servicios gratuitos de asistencia a personas con discapacidad que van a ponerse en funcionamiento en los aeropuertos europeos.

Yo, personalmente, sigo teniendo muchas dudas para viajar en avión, ya que las sillas de ruedas eléctricas deben ir en bodega y con las baterías desconectadas. ¿Quién me asegura que la silla no va a sufrir algún desperfecto y quién me va a conectar luego las baterías de forma correcta? Por otro lado, en caso de pérdida o daño, la indemnización que recibes es en base a su peso, no a su valor, a menos que no se abone una tarifa suplementaria.

La noticia aparece en el Servicio de Información sobre Discapacidad:

Los aeropuertos europeos ponen en marcha el 26 de julio un servicio de atención a los pasajeros con movilidad reducida

SERVIMEDIA (17/07/2008)

Todos los aeropuertos europeos pondrán en marcha el próximo 26 de julio un servicio de atención a los pasajeros con movilidad reducida, según informan Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi).

En los aeropuertos españoles esta nueva medida comunitaria dará servicio a los pasajeros privados de cualquier movilidad, que deben ser acompañados a su asiento y necesitan ayuda personal completa, a los pasajeros que necesitan ayuda durante el traslado entre la aeronave y la terminal, pero que son autosuficientes para embarcar y desplazarse dentro del avión y también a los personas con discapacidad visual y auditiva.

Para poder tener acceso a este nuevo servicio hay que solicitarlo, al menos con 48 horas de antelación, y necesariamente al hacer la reserva o adquirir el billete.

En España también se puede solicitar este servicio a través del teléfono 902 404 704 o a través de la web www.aena.es pero siempre con 48 horas de antelación, porque, si no es así, no se garantiza el servicio solicitado.

El día del viaje, la persona que ha solicitado el servicio tiene que acudir al punto de encuentro "Sin barreras" a la hora acordada, y si no se ha fijado hora, como mínimo, dos horas antes de la hora de salida programada. La localización de estos puntos de encuentro figura en la web de AENA.

Una vez situado en el punto de encuentro, el usuario de este nuevo servicio debe pulsar un intercomunicador y esperar a que el personal autorizado le recoja.

La persona que ha solicitado este servicio será atendida y acompañada durante el proceso de facturación y en los controles de seguridad, hasta su asiento en el avión. Asimismo, AENA asegura que se le ayudará con su equipaje personal. También se la prestará ayuda en el desembarco y en la recogida del equipaje.
También hablan de este tema en el blog Ser cuidador.

4 comentarios:

Andrea dijo...

Hola, te invito a visitar mi blog facioescapulohumeral.blogspot.com

Andrea

Ricardo Gómez dijo...

Hola, Andrea: espero que tengais suerte y consigais formar la asociación en Chile.

Un abrazo y gracias por visitar este blog,

Anónimo dijo...

Hola a tod@s,
hace unos 10 días me hice un viajecito a Paris, soy "para" y me muevo en silla.
Ya conocía que habían cambiado a este nuevo servicio, que por otro lado estaba solicitado con días de antelación.
El día de salida 2 chicas llegaron 5 minutos antes de la supuesta partida, espero que no fuera ese el motivo del retraso de 1 hora. Cuando comenzaron a embarcar al pasaje todavía no habían regresado para ayudarme y cuando ya habían pasado una docena de pasajeros se presentaron. Una de ellas se empecino en que me metía entre medias del pasaje, cuando todos sus superiores le indicaban que lo hiciera en ultimo lugar cuando terminaran de pasar el resto. No sé que será de esta señora pues desatendió todas las ordenes que le daban.

Al regreso de París, apareció un chico con la sillita de marras (afortunadamente tengo bastante movilidad y equilibrio)eso me ayudo a pasarme y no caerme un par de veces hasta el finger, pues paso olímpicamente de ponerme sujeción alguna. "Pensaba para mi que habría sido de un tetra sin finger, bajando por las escaleras..."
A eso hubo que añadir una hora de vueltas por la T2 de Madrid hasta llegar al equipaje porque no encontraba de ningún modo las llaves del ascensor en el que debía bajar.
En esa hora me dio tiempo a ver a las nuevas personas que nos ayudaran, pues estaban dando unas practicas, de veras no daban demasiada confianza...

Enhorabuena de nuevo a tu blog Ricardo


Disidente

Ricardo Gómez dijo...

Hola, Disidente:

Uff, hasta ahora tenía bastante miedo de viajar en avión con mi silla de ruedas eléctrica por aquello de que la tienes que facturar y quitar los contactos de la batería; pero ahora veo que nosotros, como pasajeros, también corremos bastante riesgo.

Espero que el servicio de ayuda mejore pronto con el tiempo y la experiencia, como parece que ha sucedido con el de ADIF-RENFE.

Un saludo,