silla y escalera

31 de agosto de 2008

Los trenes de cercanías CIVIA en Madrid

Muy interesante el relato de Enrique González Blanco sobre su experiencia viajando en la Comunidad de Madrid en los nuevos trenes de cercanías Civia, supuestamente adaptados para personas con movilidad reducida. Claro que, si se adaptan los trenes pero no los andenes, poco hemos adelantado:


Leído en el blog Desde mi silla de ruedas.

tren Civia

La ventaja de estos trenes es que, supuestamente, no hace falta ayuda de otra persona para subir y bajar de los vagones, ya que uno de ellos en cada unidad es de piso bajo (en la foto se puede apreciar que de la tercera puerta sale una rampa a nivel del andén) y permite el acceso con silla de ruedas, carrito de niño, bicicletas, etc. Los problemas surgen cuando los andenes no están bien diseñados para que no haya un hueco grande entre el andén y la rampa, o el andén quede a menos altura que la rampa.

28 de agosto de 2008

Calatrava, no me das ninguna pena

El arquitecto-divo Santiago Calatrava proyecta un puente sobre el Gran Canal de Venecia, el presupuesto se dispara al cuádruple de lo proyectado (de 4,7 a 20 millones de euros) y el puente no tiene acceso para personas con discapacidad, por lo que hay que improvisar una especie de telecabina para cruzar el canal en lugar de utilizar el puente.

Y ahora el divino Calatrava se nos disgusta porque no va a haber ceremonia de inauguración del puente. Hay que tener la cara muy dura y el sentido de lo que es diseñar para todos por los suelos.



Por supuesto, el prepotente arquitecto-divo conocía desde hace cinco años los problemas de accesibilidad que presentaba su proyecto, pero se negó en redondo a cambiar nada, respondiendo a las autoridades venecianas que si una persona en silla de ruedas quiere cruzar el Gran Canal, que se coja un vaporetto.

Y, me pregunto yo: ¿por qué no coje todo el mundo vaporettos, se aumenta su número y frecuencia si hace falta, y pasamos del puentecito de Calatrava? Ah, claro, es que entonces Calatrava se quedaría sin cobrar ni un euro.

Calatrava: de chapuza en chapuza hasta que no le quepa más dinero en los bolsillos.

Entradas relacionadas:

Más información:

[Foto de e-lisabetta]