silla y escalera

23 de julio de 2009

Cercados por obras en Vitoria

En el último post recogía una denuncia del Foro de Vida Independiente sobre el incumplimiento de las normas de accesibilidad en muchas obras que se están realizando en ayuntamientos españoles.

Esta vez traigo un caso concreto (uno más del culebrón Las leyes "no están hechas" para la Administración), el de la ciudad donde vivo, "cercada por obras".

Así lo ha comprobado el Diario de Noticias de Álava, acompañado de una socia de Eginaren Eginez (Asociación de Personas con Discapacidad Física de Álava):

Cercados por obras

La asociación de personas con discapacidad física, Eginaren Eginez, denuncia que muchas de las obras de la ciudad incumplen la normativa de accesibilidad. Dar una vuelta puede convertirse en un vía crucis. Éste fue ayer el de Zuriñe Salamanca

I. ESTARRONA

VITORIA. "Impracticables". Muchas de las calles en obras (y son más de 50 en la actualidad) son infranqueables para miles de ciudadanos. En algunas no existen itinerarios peatonales -pasillos acotados y libres de obstáculos-; en otras existen pero son demasiado estrechos; algunas tienen un escalón insalvable; hay otras que lo salvan con láminas que funcionan de rampa; pero a menudo son rampas-balancín; o rampas con T de trampa. Lo dicen quienes lo sufren a diario. "Si las reformas cumplieran la Ley de Accesibilidad y la ordenanza de seguridad y señalización en las obras, esto no pasaría". Habla la asociación alavesa de personas con alguna discapacidad física, Eginaren Eginez. Representa a más de 1.500 asociados. Ayer, DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA salió al centro y al Casco Viejo con uno de ellos: Zuriñe Salamanca. Éste fue el resultado.

CALLE PRADO
Itinerario con obstáculos

Es mediodía. El sol lo derrite todo; todo, menos las piedras. Zuri se dispone a cruzar la calle Prado, "una de las calles que, más o menos, está decente". Tiene que atravesar un paso de arena y tierra con chinas. "Tengo que hacer esfuerzo para cruzar; si hubiera una plancha metálica... -una plancha estable, claro...-", comenta. Ella, dice, no lo tiene "tan mal", pero "alguien con problemas de huesos, se está jugando la vida: en un bache se les puede romper cualquier cosa". En la acera del Ararteko hay un itinerario peatonal vallado. Zuri entra y esquiva un cable que no debería estar ahí, porque "los itinerarios peatonales deben ser pasillos libres de obstáculos". Superada esta etapa, es hora de subir al Casco Viejo. "Uff ". Ella vive en la Correría y ya antes de las obras se pensaba muy bien por dónde ir a casa: "O por la Virgen Blanca, o dando la vuelta hasta la fuente de Los Patos". ¿Y las rampas mecánicas? "Imposible: o sujeta alguien la silla o se me levanta la rueda".

CANTONES
Más estrecho de lo permitido

Recorriendo la Corre uno se da cuenta de que prácticamente todas las tiendas y bares tienen escalones en la entrada. Atravesada la mitad de la calle, aparece el cantón de Anorbín. Antes los laterales eran escaleras. Ahora hay una rampa de tierra; nada dice si es o no un itinerario peatonal. Y lo peor: hay dos escalones insuperables. Zuri prueba en el siguiente: el de las Carnicerías. Aquí sí que hay un corredor peatonal. La pendiente es excesiva, pero lo intenta. "Vete por detrás por si acaso". La cosa está muy difícil. Entre la valla y el asfalto hay un hueco en el que puede caer la rueda, en su caso, o la muleta, en otros; o, por qué no, el pie de un señor. Podría arrimarse al otro extremo si hubiera espacio, pero el itinerario para subir al Escoriaza-Esquível es angosto; está muy lejos de cumplir los dos metros que -por iniciativa de la asociación- exige la ordenanza en las pendientes. En la cima de la colina, Elena -otra socia de Eginaren Eginez- aprovecha que la expedición pasa por la Catedral Vieja, y añade: "Mira, están invirtiendo millones y millones en esto, y nosotros no podemos disfrutarlo como es debido. No pedimos ir hasta el triforio, pero hombre ... el otro día un conocido me dijo que ni siquiera pudo entrar en uno de los conciertos que se han organizado en el pórtico.

CUCHILLERÍA Y PINTORERÍA
Sin pasillos acotados

"Ahora están mejor, porque antes...". Aun así, no está claro cuál es el pasillo peatonal libre de estorbos que exige la normativa. La silla de ruedas y una carretilla intentan abrirse paso y las tablas bailan. Junto a Zuri, Elena, recuerda el "susto" que se llevó hace poco tiempo: "Iba por la calle y tuve que pasar por encima de una de esas planchas; no sé qué pasó, la silla la arrastró y yo me caí al suelo y sufrí una lesión en el pie; menos mal que no se me cayó todo encima...".

Hay baches y ausencias que son ilegales. Existen dos normativas que regulan cómo deben estar valladas, indicadas y acondicionadas las calles levantadas. En primer lugar, la Ley Vasca de Accesibilidad. "En principio, si ésta se hiciera cumplir no hubiera sido necesario hacer una nueva ordenanza municipal", según señala la trabajadora social de la asociación, Elena Ávalos. El Ayuntamiento, no obstante, dispone desde principios de año de una normativa municipal específica sobre balizamiento y señalización de los trabajos. A través de alegaciones, Eginaren Eginez consiguió varios pluses : que el paso mínimo de los pasillos peatonales sea en el municipio de 1,80 metros, en vez de 1,50 (y de 2 en las rampas) y que los desniveles sean de un máximo del 8%, en lugar del 12%.

Ni el cable que atraviesa e itinerario de la calle Prado, ni la anchura del pasillo de Anorbín, ni las planchas de Pintorería cumplen estas normas. En los últimos meses el colectivo no ha interpuesto ninguna denuncia en este sentido (sí en otros), tal y como hizo, por ejemplo, cuando en abril del año pasado una mujer murió tras tropezar con una herramienta en la Plaza de la Virgen Blanca -aún no había sido aprobada la nueva ordenanza-. Recalcan que son un movimiento asociativo, "no un bufete de abogados", y el Ayuntamiento, recuerda Elena, "tiene inspectores". La contrata de la Cuchi y la Pinto , entre otras, ha tenido que pagar una multa de 3.000 euros por violar el reglamento en la reforma de estas vías, que para Zuri siguen siendo calles imposibles.
Noticia complementaria en el mismo diario:

No hay comentarios: